Cabecera

Empieza la cabecera de la web, con el buscador y selector de idioma. Si quiere saltar este contenido, puede regresar a los accesos directos para navegar por la web

Formulario de búsqueda

¿Dónde te encuentras?

A continuación mostramos el menú de migas, que muestra el lugar exacto donde el usuario se encuentra actualmente. Si lo desea puede regresar a los accesos directos de navegación

Estás en

Albas a San Miguel Arcángel

Con las primeras luces del alba de este día daba comienzo, en Abengibre, la festividad del Patrón. Era entonces cuando se cantaban, ante la puerta de la Iglesia, las Albas a san Miguel

Las Albas a San Miguel son una composición de cuatro estrofas de seis versos cada una, además de un terceto final, anónimas, que se han transmitido oralmente de padres a hijos y en las que el pueblo de Abengibre, con tono chistoso pero amable, da las gracias al Patrón por su protección y le suplica ayuda contra las enfermedades, las plagas que asolan las cosechas y el miedo.

Tras ellas, todo el pueblo se reunía para realizar la comida de Colación. Normalmente esta colación se debía a una promesa u ofrecimiento particular, aunque en su preparación participaba todo el pueblo y, mediante una pequeña aportación económica, servía para cubrir los gastos de las fiestas: banda de música, procesiones, bailes...

Primera planta

Arcángel Soberano danos licencia para cantar tus glorias y tus grandezas.

Si san Miguel supiera cuando es su día, el Cielo con la Tierra se juntaría.

San Miguel de septiembre, dónde has estado, que has tenido a Abengibre con gran cuidado.

Abengibre festeja a Miguel Santo, pues con Él tienen todos pronto reparo.

Por Patrón lo tenemos, nada temamos, con su amparo el Infierno ha de temblarnos.

Abengibre merece ser escuchado, siempre que a vuestras aras llegue humillado.


Segunda planta

A san Miguel bendito quiero y adoro, porque saca las almas del Purgatorio.

San Miguel de septiembre pesa las almas, pésame la mía Miguel del Alma.

Ante el trono adorable del Soberano, este Príncipe asiste muy esforzado.

Desde el Cielo sujeta con fuerte brazo a Luzbel que en tinieblas rabia penando.

Aunque fiero acometa todo su bando, no hay miedo pues basta Miguel a tantos.

Atropella y confunde Ángeles malos, rinde sus altiveces, para Él no hay bravos.

A tus pies el demonio tienes postrado, así se ven todos los de Dios privados.

Cuando Cristo en el huerto estaba orando, Vos Miguel descendisteis a confortarlo.

“Quién como Dios” se llama, y es cierto, pues con su nombre tiembla el vil contrario.

Capitán de la Guardia fuisteis bizarro, de las que es digna Madre del increado.

Protector de la Iglesia fuisteis aclamado y desempeñas airoso tan grande cargo.

La devoción alienta, ríndale aplauso, pues Miguel gusta de ella y ha de premiarlo.


Tercera planta

El que a Vos os reclama en sus trabajos, sálvale Ángel Glorioso pues valéis tanto.

San Miguel de septiembre con su bandera, protector valeroso por esas eras.

Atropella y confunde a las hormigas que se llevan el grano de las hacinas.

Cuidar de sus haciendas, de sus rebaños, sus delicias alivian, pena y quebranto.

Si de fiebre o epidemia nos dais a salvo Miguel salud alcanza al invocarlo.

De los tres mayordomos que a Miguel sirven, Dios les de salud y gracias para cumplirle.


Para que Dios sirviendo, verlo y gozarlo, felices por los siglos con vos podamos.

Nos dicen los de Jorquera que no tenemos amparo, tenemos a san Miguel y a la Virgen del Rosario.

Este Arcángel Soberano, es Embajador también, todos a una voz digamos: ¡Viva el Patrón san Miguel!

Pie de página

A continuación mostramos el mapa del sitio. Regresar a los accesos directos de navegación

Pie de página

Aquí encontrarás enlaces legales. Regresar a los accesos directos de navegación