Cabecera

Empieza la cabecera de la web, con el buscador y selector de idioma. Si quiere saltar este contenido, puede regresar a los accesos directos para navegar por la web

Formulario de búsqueda

¿Dónde te encuentras?

A continuación mostramos el menú de migas, que muestra el lugar exacto donde el usuario se encuentra actualmente. Si lo desea puede regresar a los accesos directos de navegación

Estás en

Antiguas Fiestas de San Miguel

Conocidas tradicionalmente como las Fiestas de San Miguel El Grande o San Miguel El Rico, contaban con unas preciosas celebraciones que desgraciadamente hemos perdido

Origen de la celebración de San Miguel

Según el Beato Santiago de Vorágine, el mismo san Miguel dispuso que el 29 de Septiembre se dedicase a su nombre y que se erigiese una iglesia en el monte Gárgano conmemorándole, pues éste fue el primer lugar donde se apareció el Arcángel.

Procesión de San Miguel durante las Fiestas de Septiembre (mi madre y mi tía son las que llevan al santo)

Las Albas a San Miguel

Con las primeras luces del alba de este día daba comienzo, en Abengibre, la festividad del patrón. Era entonces cuando se cantaban, ante la puerta de la Iglesia, las Albas a san Miguel: se trata de una composición de cuatro estrofas de seis versos cada una, anónimas, que se han transmitido oralmente de padres a hijos y en las cuales el pueblo de Abengibre, con tono chistoso pero amable, da las gracias al patrón por su protección y le suplica ayuda contra las enfermedades, las plagas que asolan las cosechas y el miedo.

La comida de Colación

Tras ellas, todo el pueblo se reunía para realizar la comida de Colación. Normalmente esta colación se debía a una promesa u ofrecimiento particular, aunque en su preparación participaba todo el pueblo y, mediante una pequeña aportación económica, servía para cubrir los gastos de las fiestas: banda de música, procesiones, bailes...

La receta de esta sabrosa y dulce comida, que también recibía el nombre de colación, era bastante complicada y ocupaba el trabajo de varias docenas de personas durante dos días.

Los Alardes de Moros y Cristianos en honor a San Miguel

Los festejos del día posterior, 30 de Septiembre, son bastante conocidos por todos: en la puerta de la Iglesia, Perico el de Hormiga y Juan de Amparo, por los Moros, y Marcos Ruiz y Jesús Cebrián, por los Cristianos; ataviados con las ropas oportunas, daban "principio" a los Alardes de Moros y Cristianos.

Antiguos Alardes de Moros y Cristianos en honor a San Miguel Arcángel de Abengibre
Antiguos Alardes de Moros y Cristianos en honor a San Miguel Arcángel de Abengibre
Súplica de mi abuelo Jesús a San Miguel Arcángel

La carrera del pollo

Por la tarde era habitual que, además del baile de todos los días, se realizara una carrera en el Camino de Jorquera (desde los Cebadales del Sastre hasta la entrada del pueblo) cuyo premio consistía en un pollo, un sabroso festín para años de tanta escasez como aquellos.

El Día de los Oficios de San Miguel

Quizá la celebración menos conocida por todos sea la del Día de los Oficios de San Miguel, ya el 1 de Octubre, en la cual tenía lugar el nombramiento de los Tres Mayordomos de san Miguel para el año siguiente. A su cargo estaba la organización de las fiestas religiosas y populares. Para sufragar los gastos organizaban en sus casas una especie de reunión a la cual podía acceder todo aquel que pagara una entrada simbólica de seis reales, a cambio de la cual le entregaban una torta de colación.

El acto de investidura de los Mayordomos

Normalmente los Mayordomos de san Miguel eran arrieros que se ofrecían por promesa u acción de gracias. El acto de investidura, de carácter público, era llamado Correr los Oficios y tenía lugar en la puerta de la Iglesia.

El párroco imponía la medalla de san Miguel y los atributos según la edad de los futuros mayordomos: al mayor se le asignaba un fajín bordado, colorado y blanco; al siguiente un bastón de mando y al último un pincho adornado con cintas. Si se daba el caso de que los aspirantes superaran el número de tres, se disponían los tres atributos en la puerta de la Iglesia mientras ellos esperaban, en línea y a cierta distancia, a que el sacristán alzase en remolinos la bandera del patrón para dar lugar a la carrera; siendo nombrados los tres que consiguiesen hacerse con los mencionados atributos.

Y para terminar... el puñaillo

Tras el nombramiento de Mayordomos, se clausuraban las fiestas con una invitación a los asistentes al puñaillo: "jeja tostá", garbanzos "torraos" y vino.

Sirva este modesto trabajo como reconocimiento y homenaje a nuestros mayores, a la Pepa de la Romera, a Mateo Valera, a Ramona Cebrián, y a tantos otros que ya hace tiempo que nos abandonaron, como Saturnino, el Serrano, la Rojilla, Marigorda, la Chica Nares... A mis abuelos y a mis queridos mayores, porque en ellos reside la verdadera sabiduría.

Pie de página

A continuación mostramos el mapa del sitio. Regresar a los accesos directos de navegación

Pie de página

Aquí encontrarás enlaces legales. Regresar a los accesos directos de navegación