Cabecera

Empieza la cabecera de la web, con el buscador y selector de idioma. Si quiere saltar este contenido, puede regresar a los accesos directos para navegar por la web

Formulario de búsqueda

¿Dónde te encuentras?

A continuación mostramos el menú de migas, que muestra el lugar exacto donde el usuario se encuentra actualmente. Si lo desea puede regresar a los accesos directos de navegación

Estás en

Nochebuena

Como todo pueblo que se precie, el 24 de diciembre, una vez puesto el sol, Abengibre sale a la calle a pedir los "Aguilandos", como se dice aquí

Pidiendo los aguilandos con mis sobrinos

A pedir los aguilandos

Una vez que ya se ha puesto el sol, cuadrillas de niños y niñas, y los no tan niños, se atavían para la ocasión con panderetas, zambombas caseras y botellas de anís, repasan sus villancicos y se abrigan para ir de calle en calle y de puerta en puerta a cantar.

Pero la preparación no sólo es para los aguilanderos, en las casas también se han preparado para recibirlos: pastelitos, mazapanes, dulces y un montón de monedas, porque muchas veces no recoge uno sólo de grupo y hay que dar dinero a todos los cantantes.

La cena familiar

Mientras tanto, las madres están en la cocina preparando una cena cuya digestión durará por lo menos dos días. Y los padres como el anuncio del turrón, esperando que sus hijos "Vuelvan a casa por Navidad", como en el anuncio del turrón, que tanto emocionaba a mi padre.

La Misa del Gallo

Terminada la suculenta cena, la familia se prepara para ir a la Misa del Gallo, más o menos a las 12 de la noche, dependiendo de a qué hora la quieran los de Casas-Ibáñez, que para eso tienen el párroco titular. La ilusión entonces vuelve a ser de los niños. Es el primer día que van a ver el Belén de la Iglesia desde el año pasado y hay que descubrir cuáles son las novedades de este año. Además está el Belén Viviente que Marisa y Don Carmelo llevan tanto tiempo preparando y esperando.

Terminadas las sorpresas de la misa está la Adoración del Niño y todos corren para estar los primeros en la cola para besar al Niño y no salir de allí a las mil quinientas. Además, hay que saludar a los amigos y familiares, y felicitarles las Pascuas.

A mi hermana, que está esperando este día como cuando era niña. Para que siempre conserve la misma ilusión.

A Silvia y a Susana, que gracias a nuestros sobrinos, han recordado y recuperado la alegría de este día.

Pie de página

A continuación mostramos el mapa del sitio. Regresar a los accesos directos de navegación

Pie de página

Aquí encontrarás enlaces legales. Regresar a los accesos directos de navegación