Cabecera

Empieza la cabecera de la web, con el buscador y selector de idioma. Si quiere saltar este contenido, puede regresar a los accesos directos para navegar por la web

Formulario de búsqueda

¿Dónde te encuentras?

A continuación mostramos el menú de migas, que muestra el lugar exacto donde el usuario se encuentra actualmente. Si lo desea puede regresar a los accesos directos de navegación

Estás en

El Redonde

Juego infantil cuyo objetivo era ganar el mayor número de tapas de cajas de cerillas o cartas de la baraja. Puede que no parezca muy importante, pero poneros en la piel de los niños de la posguerra en nuestro pueblo...

Jugadores

  • Mínimo dos jugadores
  • No hay límite máximo, cuantos más mejor.

Materiales

  • Cajas de cerillas
  • Cartas
  • Tiza, para el círculo

Vocabulario

  • Santos: Tapas de cajas de cerillas
  • Carpeta: Dos cartas de baraja entrelazadas. Equivalían a diez santos
  • Tirarles: Tirar los tejos para sacar los santos del redonde
  • Matar sólo: No se podía tirar a los santos sino al tejo del que había tirado antes
  • Atarueles: Se podía tirar independientemente a los santos del redonde o al tejo, teniendo así mayor ventaja

Cómo se juega

En qué consiste

El Redonde consistía en hacer un círculo en el que cada jugador posaba 10 santos o una carpeta. Cada santo era una tapa de las cajas de cerillas y una carpeta eran dos cartas de una baraja entrelazadas, que equivalían también a diez santos.

Preparar el juego

Primero se debía preparar el lugar de juego, para lo cual se hacía un círculo, llamado "el redonde", de 40 ó 50 cm. de diámetro, a unos 10 metros de una pared. Luego debían establecerse los turnos de juego: desde este círculo cada jugador tiraba un tejo contra la pared y el que más se acercaba a ella era el mano, es decir, el que tiraba primero a los santos del redonde o círculo.

Empezar a jugar

El primer jugador tiraba su tejo desde la pared para intentar sacar los santos del redonde. Ganaba todos aquellos santos que consiguiera sacar.

Una vez que tiraba el primero, el último jugador era el encargado decir una de estas tres cosas: "Tirarles", "Matar sólo" o "Atarules". Si decía lo primero, todos tenían que tirar a sacar los santos del redonde con el tejo. Si decía lo segundo, no se podía tirar a los santos, sino al tejo del que había tirado antes y, si le daba, sacaba su posa (sus santos o carpeta) del redonde con la mano, asegurándose así de no perderla. Si decía lo tercero, se podía tirar independientemente a los santos del redonde o al tejo, con lo cual la ventaja era mayor.

Cuándo termina

El juego terminaba cuando se habían sacado del redonde todos los santos.

Primos Juan y Águeda

Fuente:

Juan Cuenca Cebrián

Pie de página

A continuación mostramos el mapa del sitio. Regresar a los accesos directos de navegación

Pie de página

Aquí encontrarás enlaces legales. Regresar a los accesos directos de navegación